Inicio arrow Opinión arrow Opinión arrow Políticas criminales y deporte. Por Javier RALUY 15 de diciembre de 2017

El próximo jueves, 29 de enero de 2009, se celebrará la Jornada de presentación del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) en España, en la Sala de Actos del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB). Copresentará el acto el Presidente de Honor del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch. +

 

OPINIÓN  1997-2013

FIRMAS    (Ver Listado)

EDITORIALES 

ENTREVISTAS

 DESDE OTRO ÁNGULO

OPINIÓN 2005-2006

OPINIÓN 1997-2004

Imprimir E-Mail
04 de julio de 2007
                   POLÍTICAS CRIMINALES Y DEPORTE


Por JAVIER RALUY MARRERO


La “seguridad” constituye una de las principales preocupaciones de todos los ciudadanos, históricamente la especie humana ha procurado protegerse de todo aquello que pueda atentar contra la integridad física y psíquica del propio individuo, salvaguardando los intereses materiales, personales, familiares, así como muchos otros de distinta índole. Las necesidades más básicas del ser humano pasan por garantizar unos niveles óptimos de seguridad, que permitan el desarrollo personal y colectivo de la propia especie, y que permitan combatir aquellos elementos subversivos y desviados de la normalidad estadística.

Esta breve reflexión tan sólo pretende justificar el interés social por combatir aquellos comportamientos delictivos con los que nos encontramos cada día, la delincuencia constituye una realidad universal que traspasa fronteras, afectando hasta el último rincón de nuestro mundo. A pesar de ello, las políticas criminales desarrolladas por los distintos gobiernos no son perfectas, tienen lagunas y amplias grietas por las que se cuela la desviación delictiva. Además, las sociedades menos desarrolladas socialmente “no saben” detectar o diferenciar muchos de esos comportamientos desviados que pueden llegar a conformarse como conductas delictivas.

Sirva como ejemplo, la problemática de la violencia de género, una realidad que parecía no existir hasta hace pocos años. En la misma línea, existen otros comportamientos desviados que deben ser abordados y tratados, tal es el caso de la violencia que se genera y/o reproduce en el mundo del deporte. Si bien, para algunos éste no es un asunto lo suficientemente preocupante como para proponer medidas de actuación, la realidad viene a demostrar todo lo contrario. No sólo porque la historia del deporte nos ha dejado antecedentes violentos con múltiples muertos, sino porque, cada día, cada fin de semana, el deporte es fiel testigo de actitudes que se alejan de lo deportivo para acercarse a lo delictivo.

Amenazas, insultos, agresiones físicas, atentados contra el patrimonio, vejaciones, fraudes económicos, apología de la xenofobia, etc., son sólo algunos ejemplos de comportamientos delictivos o desviados que se reproducen alrededor de las actividades deportivas. Por tanto, el deporte no es sólo ocio, recreación, educación en valores, salud, etc., sino que también tiene su cara oscura. Pero el problema radica en la no denuncia de esos comportamientos, parece normal y aceptado que podamos acudir a  presenciar un espectáculo deportivo o a ver jugar a un hijo nuestro en un equipo de fútbol base, al mismo tiempo que insultamos al árbitro del encuentro deportivo. Si este ejemplo no genera reflexión en el lector, si no produce rechazo, es un claro síntoma de que nuestra sociedad tiene un gran trabajo por hacer.

Un insulto, una amenaza, o cualquier otro de los comportamientos delictivos relacionados, debería tener la misma consideración en un entorno que en otro, es decir, no deberían ser menos importantes que aquellos otros que se reproducen en nuestro entorno laboral, en nuestro núcleo familiar, con nuestro grupo de amigos, etc. A partir de esta apreciación, podemos empezar a trabajar en valores, podemos reducir el número de conflictos deportivos que llegan hasta la justicia ordinaria, y podemos lograr de manera efectiva que la práctica deportiva tenga un importante valor pedagógico, sirviendo como elemento integrador y de cohesión social. 

Las políticas criminales relacionadas con el deporte, deben ser desarrolladas en dos sentidos, y en dos o más niveles de intervención. Podemos desarrollar políticas de prevención de comportamientos desviados y comportamientos violentos que se reproducen en torno al mundo del deporte, disminuyendo con ello las estadísticas oficiales de la criminalidad, las cuáles recogen una mínima parte de los delitos y faltas realmente acontecidas, e interfiriendo positivamente en la divulgación de valores que son traslados a otras esferas o áreas de nuestra sociedad.

En otro sentido, tenemos la oportunidad de que esas políticas criminales hagan buen uso del deporte como herramienta para la reducción de la delincuencia juvenil, la integración social de las clases más desfavorecidas y la re-inserción socio-laboral de la población penitenciaria. Además, se puede actuar en distintos niveles, no sólo hablamos de Macro-políticas, es decir, grandes leyes o disposiciones normativas internacionales o nacionales que regulan la práctica de espectáculos y actividades deportivas, también es posible trabajar desde un entorno más próximo, desde nuestra región, desde nuestro municipio y desde nuestro propio barrio, hablando entonces de micro-políticas.

Como se ha indicado anteriormente, parece existir un consenso social respecto a la utilidad del deporte en la prevención de la delincuencia, a pesar de ello los distintos centros penitenciarios, los centros de menores (de acogida o de cumplimiento de medidas judiciales), los barrios más desfavorecidos, los núcleos poblacionales en situación de riesgo, etc., etc., no cuentan con los recursos suficientes que les permita elaborar un plan o modelo de intervención “deportivo”, un modelo dirigido, con unos objetivos claramente delimitados .

Por último, y atendiendo a la naturaleza de una web como IUSPORT, considero necesario proponer una reflexión sobre el “fracaso relativo” del modelo punitivo con el que se ha tratado de prevenir los conflictos abordados en este artículo. Si bien ha sido necesario construir un marco normativo suficientemente amplio que de respuesta a determinados problemas de seguridad (principalmente en el entorno del deporte profesional), los problemas de violencia acaecidos en el deporte base o amateur tutelados por las distintas federaciones deportivas, reflejan la inoperancia de las medidas propuestas hasta la fecha.  

Javier Raluy Marrero

Criminólogo


 
Modificado el ( 05 de julio de 2007 )
 
 

INFORMACIÓN RELACIONADA





Derecho deportivo



Número de visitas desde el 11/11/2006

Enlace a la portada Enlace a la sección de Opinión Enlace a la sección de Casos Enlace al mapa web Enlace a la sección Dossier Enlace a la sección Jurisprudencia Enlace al Boletín Oficial del Estado Enlace al listado de boletines oficiales autonómicos Enlace a la sección Libros Enlace a la sección Nosotros Enlace a la sección Noticias Enlace a la sección Congresos Enlace a la sección Servicios Enlace al listado de links Enlace a la sección Legislación Canaria Enlace a la sección Legislación Enlace al buscador Enlace a la página de Contacto Enlace a la sección Hemeroteca Venta del libro 10 años de iusport