Inicio arrow Opinión arrow DESDE OTRO ÁNGULO arrow Robin Friday: El genio desconocido. Por Javier Torres Cifuentes 22 de enero de 2020

El próximo jueves, 29 de enero de 2009, se celebrará la Jornada de presentación del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) en España, en la Sala de Actos del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB). Copresentará el acto el Presidente de Honor del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch. +

 

OPINIÓN  1997-2013

FIRMAS    (Ver Listado)

EDITORIALES 

ENTREVISTAS

 DESDE OTRO ÁNGULO

OPINIÓN 2005-2006

OPINIÓN 1997-2004

Imprimir E-Mail
19 de febrero de 2013

Robin Friday: El genio desconocido


Por Javier Torres Cifuentes

Al lado del protagonista de esta historia, a George Best podríamos considerarlo un dulce y  educado Boy Scout.

 Robin Friday, o como le conocen en Inglaterra: "The greatest footballer you never saw",  es decir "el mejor futbolista que nunca hayas visto", y en este caso, hay que tomarse al  pie de la letra la palabra "nunca", porque Friday jugó al fútbol profesional entre el 73 y  el 76 en el modesto Reading para luego pasar a formar parte del Cardiff City, hasta su  retirada del fútbol en 1977, a la edad de 25 años, es decir, una carrera de cuatro años en  dos clubes modestos, que no era ni siquiera de primera división, en los cuales no pudo  alcanzar la repercusión mediática que su juego merecía. El típico caso de "bad boy" del  fútbol pero multiplicado por cien.

Nacido en 1952, Robin Friday comenzó su carrera en el Walthamstow Avenue, equipo amateur  ya desaparecido, donde maravillaba a los pocos seguidores del equipo. Tanto era así, que  le empezaron a llegar ofertas para jugar en clubes de mayor categoría. De entre todos esos  equipos, nuestro amigo eligió jugar en el Hayes, de la cuarta división. No era el mejor  equipo que le había hecho una oferta, pero el campo de entrenamiento le quedaba muy cerca  de su casa, y, sobretodo, de una de sus tabernas favoritas. Cuenta la leyenda que el Hayes  empezó un partido con diez jugadores, debido a que Robin Friday se encontraba apurando una  última pinta de cerveza en la taberna de sus amores, tras lo cual acudió al campo, entró a  jugar, y borracho como una cuba, logró marcar un bonito tanto que dio la victoria a su  equipo.

En una de sus múltiples borracheras, Friday terminó ensartado a la púa de una verja, y  gracias a una rápida intervención en el quirófano, los médicos lograron que no saliese del  hospital en caja de pino. A los tres meses, volvió a jugar al fútbol con el Hayes, y lo  seguía haciendo tan bien que el Reading le ofreció su primer contrato serio, en la tercera  división inglesa. Fue con ahí donde Friday marcó el mejor gol de su carrera, y según los  presentes ese día en el estadio, uno de los mejores de la historia del fútbol inglés.  Friday controló el balón con el pecho, giró 180 grados, y alojó el balón en la escuadra  con una volea impresionante. Fue un gol tan bonito que el árbitro tardó un tiempo en  concederlo, debido al estado de fascinación y "shock" en que se encontraba al haber  presenciado semejante obra de arte.

Pero pese a que su calidad le habría permitido llegar a lo más alto del panorama  futbolístico inglés, Robin Friday siguió alimentando su carácter autodestructivo. En 1975  desapareció sin dejar rastro. Le encontraron un mes después, viviendo en una comuna  hippie, hasta arriba de marihuana y LSD.

Pese a todo, era tan bueno que el Cardiff City invirtió 30.000 libras de las de entonces  en su contratación, para jugar unos escasos 25 partidos en los cuales dejó para la memoria  regates y goles imposibles, que le sirvieron para ser elegido mejor jugador de la historia  de la entidad, por delante de estrellas como Robert Earnshaw, o el mítico John Toshack.
El último escándalo del bueno de Robin fue besar en los morros a un policía que intentaba  detenerle por colarse (borracho, como no) en un tren sin pagar el billete. A partir de ahí  dejó el fútbol profesional, harto, según él "de hacer lo que le mandaban otros", y se le  perdió el rastro. Mucha gente decía que le habían visto vagabundear las calles,  alcoholizado y drogado, esquivando farolas para no chocarse, como antes esquivaba defensas  para marcar goles antológicos.

El 22 de Diciembre de 1990, Robin Friday fallecía a los 38 años víctima de un paro  cardíaco provocado por una sobredosis de heroína. Finalizaba así la vida e historia del  que pudo ser el mejor futbolista de Inglaterra, pero que terminó siendo un juguete roto  por el vicio. "El Pelé de Hammersmith" decía adiós como los grandes genios, habiendo  vivido una vida corta pero desenfrenada. "Si te quedases 3 o 4 años en el equipo, podrías  llegar a jugar con la selección", le dijo una vez su entrenador en el Reading. Friday le  preguntó por su edad, y le respondió: "Tengo la mitad de años que tú, y sin embargo he  vivido el doble".

Convertido en jugador de culto, ha sido tributado y homenajeado por grupos de rock como  Super Furry Animals (que le dedicó la portada de su disco "The man don't give a fuck"), o  los mismísimos Oasis. Un icono pop en toda regla...

"Los mejores futbolistas de la historia han sido Bobby Moore, Maradona, George Best,  Cruyff, Yashin, Rivelino, Beckenbauer, Bobby Charlton, Pelé y... Robin Friday" - David  Coles, prestigioso periodista de la BBC.


 
Modificado el ( 09 de marzo de 2013 )
 
 

INFORMACIÓN RELACIONADA





Derecho deportivo



Número de visitas desde el 11/11/2006

Enlace a la portada Enlace a la sección de Opinión Enlace a la sección de Casos Enlace al mapa web Enlace a la sección Dossier Enlace a la sección Jurisprudencia Enlace al Boletín Oficial del Estado Enlace al listado de boletines oficiales autonómicos Enlace a la sección Libros Enlace a la sección Nosotros Enlace a la sección Noticias Enlace a la sección Congresos Enlace a la sección Servicios Enlace al listado de links Enlace a la sección Legislación Canaria Enlace a la sección Legislación Enlace al buscador Enlace a la página de Contacto Enlace a la sección Hemeroteca Venta del libro 10 años de iusport