Inicio arrow Dossier arrow Operacion Puerto arrow Comienza el juicio de la Operación Puerto con dos ausencias claves 21 de octubre de 2019

El próximo jueves, 29 de enero de 2009, se celebrará la Jornada de presentación del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) en España, en la Sala de Actos del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB). Copresentará el acto el Presidente de Honor del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch. +

 

Imprimir E-Mail
25 de enero de 2013
Comienza el juicio de la Operación Puerto con dos ausencias claves

Desgraciadamente, España vuelve a ser el centro de atención mundial en asuntos de dopaje, pero esta vez con un matiz importante. Si desde una óptica foránea se identifica a nuestro país con "la universidad mundial del dopaje", cosa incierta por supuesto, los que así opinan bien podrían tener la honestidad intelectual de reconocer su determinación en la lucha judicial contra esta lacra.

Más de 20 medios internacionales, entre ellos norteamericanos, holandeses, franceses y alemanes, se han acreditado ya para el juicio de la Operación Puerto, que comienza el  lunes 28 de enero en Madrid.

Acusados de un delito contra la salud pública, los médicos Eufemiano (foto derecha) y Yolanda Fuentes y José Luis Merino Batres, los directores de equipos ciclistas Manolo Saiz (foto izqda.) y Vicente Belda y el entrenador Ignacio Labarta se enfrentan a una petición del fiscal de dos años de prisión que algunas acusaciones particulares aumentan a cuatro años. A todos ellos les detuvo la Guardia Civil en mayo de 2006, acusándolos de haber organizado una trama de dopaje en el deporte, principalmente en el ciclismo. Durante la operación se intervinieron en varios domicilios de Madrid casi 200 bolsas de sangre de deportistas conservadas en neveras y congeladores con vistas a una reinfusión según se acercaran las competiciones en las que iban a participar. Por entonces, el dopaje aún no era considerado delito en España. Por eso se les acusa de un delito contra la salud pública.

Las ausencias


Sin embargo, la acusación se va a encontrar con dos ausencias claves a la hora de desarmar la defensa de Eufemiano Fuentes: los dos colaboradores más próximos, los dos  que podrían corroborar la verdad de lo sospechado por la Guardia Civil en sus escuchas,  que el proceso de extracciones, congelado, descongelado y reinfusiones de sangre de  deportistas no se hacía tan acorde al arte médico como proclama el acusado.

Ninguna de las dos podrá estar presente en el juicio. Una de ellas, el ayudante Alberto León, se suicidó hace dos años, después de haber sido imputado, como el propio Fuentes, en la Operación Galgo; a la otra, al médico hematólogo José Luis Merino Batres, de 71 años, la juez del juzgado 21 de lo penal, ha decretado el "sobreseimiento parcial y consiguiente  archivo parcial" de la causa por padecer, según el informe del médico forense, "la  enfermedad de Alzheimer en grado leve-moderado".

Según la Guardia Civil, Merino Batres diseñó con Fuentes el sistema de dopaje sanguíneo que atendía en Madrid a las necesidades de decenas de deportistas de todo el mundo.

El archivo provisional de la causa contra Merino Batres, que podrá ser recurrido aunque no  paralizará el proceso, deja en cinco el número de acusados finales por un delito contra la  salud pública. El primer día de juicio, el lunes 28, declarará el primero de ellos,  Eufemiano Fuentes, y si hay tiempo el segundo, Ignacio Labarta, y el tercero, Vicente  Belda. Los dos restantes son Yolanda Fuentes y Manolo Saiz.

Sed informativa

Es indudable la sed informativa que ha despertado el proceso, gran oportunidad que se le brinda a España para mejorar su imagen de compromiso contra el dopaje. Estamos hablando de un macroproceso, con un mes y medio de sesiones, más de 30 testigos, más de 10 expertos, seis acusados para los que se solicita dos años de prisión por un delito contra la salud. Y ocho acusadores, más de 200 bolsas de sangre como prueba y una juez, Julia Patricia Santamaría Matesanz.

Aparte de la fiscalía y de la abogacía del Estado, que actúa por el Consejo Superior de Deportes, hay seis acusaciones particulares: la Unión Ciclista Internacional (UCI), la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el Comité Olímpico Italiano, Manzano, la federación de ciclismo y la asociación internacional de equipos ciclistas. Para todos ellos, transcurridos ya más de seis años, el juicio y su sentencia, más allá de la condena y de los hechos que se conocerán durante su celebración (las expectativas de los espectadores pueden quedar frustradas: no se juzgará si se doparon o no o qué corredores y otros deportistas, sino si las transfusiones y las planificaciones dopantes eran peligrosas para la salud), tendrá valor simbólico, una fecha, un momento, para pasar oficialmente página y dar por terminada una de las épocas más tristes del deporte.

Ningún deportista en el banquillo

Ningún deportista se sentará en el banquillo de los acusados, pero muchos ciclistas deberán comparecer como testigos de las acusaciones o de las defensas. Así, entre los 35 convocados, aparte de los 13 guardias civiles que intervinieron en la operación y de una decena de expertos, figuran los corredores Alberto Contador, quien competía entonces en el Liberty, de Saiz, aunque, según la investigación, en ningún momento se vio implicado en las prácticas dopantes; Jesús Manzano, quien también es acusación particular; Darío Gadeo, Pedro Díaz Lobato, Ivan Basso y Michele Scarponi, que fueron sancionados por dopaje, además de Marcos Serrano, David Etxebarria, Joseba Beloki, Ángel Vicioso, Isidro Nozal, Unai Osa, Jorg Jacksche y Gianpaolo Caruso, que corrían en el Liberty y, supuestamente, se sometieron a transfusiones de sangre y otros métodos de dopaje, como inyecciones de EPO, parches de testosterona o pastillas anabolizantes. Muchos de ellos se han retirado ya de la competición profesional

De los más de 50 deportistas identificados, solo una minoría (Basso, Scarponi, Jacksche…) confesó que se dopaba. Otros, como Alejandro Valverde, fueron sancionados pese a no reconocer nunca que algunas de las bolsas de sangre fueran suyas. Los demás negaron, guardaron silencio, se exiliaron a equipos menores en Portugal o Colombia o se retiraron. Algunos tendrán la oportunidad de contar su verdad, como testigos, en el juicio, en el que contarán además con el apoyo de la UCI, que ha anunciado su intención de amnistiar (no castigar) a todos aquellos corredores que confiesen que se doparon en el pasado.

El juicio comenzará con la declaración del principal acusado, Eufemiano Fuentes. Le seguirá la segura  exculpación de uno de sus socios, el hematólogo José Luis Merino Batres, que ha solicitado el archivo de la causa por padecer Alzheimer.

Alberto Contador, uno de los 14 ciclistas que testificarán, lo hará personalmente en persona el 5 de febrero.

Modificado el ( 27 de enero de 2013 )
 
 

INFORMACIÓN RELACIONADA





Derecho deportivo


Número de visitas desde el 11/11/2006

Enlace a la portada Enlace a la sección de Opinión Enlace a la sección de Casos Enlace al mapa web Enlace a la sección Dossier Enlace a la sección Jurisprudencia Enlace al Boletín Oficial del Estado Enlace al listado de boletines oficiales autonómicos Enlace a la sección Libros Enlace a la sección Nosotros Enlace a la sección Noticias Enlace a la sección Congresos Enlace a la sección Servicios Enlace al listado de links Enlace a la sección Legislación Canaria Enlace a la sección Legislación Enlace al buscador Enlace a la página de Contacto Enlace a la sección Hemeroteca Venta del libro 10 años de iusport