Inicio arrow Opinión arrow Opinión arrow Rigor y discrepancia ante la Ley de 1990 y las deudas del fútbol. Sabino López 22 de septiembre de 2019

El próximo jueves, 29 de enero de 2009, se celebrará la Jornada de presentación del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) en España, en la Sala de Actos del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB). Copresentará el acto el Presidente de Honor del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch. +

 

OPINIÓN  1997-2013

FIRMAS    (Ver Listado)

EDITORIALES 

ENTREVISTAS

 DESDE OTRO ÁNGULO

OPINIÓN 2005-2006

OPINIÓN 1997-2004

Imprimir E-Mail
13 de junio de 2011
Rigor y discrepancia ante la Ley de 1990 y las deudas del fútbol

Sabino López

Me encuentro, en mi lectura diaria de IUSPORT, con un artículo en el que se habla del fútbol profesional  y sus deudas ( “La deuda de los clubes de fútbol” por Manuel J. Martín Domínguez,)  y  una entrevista a Emilio García Silverio, Director de la Asesoría Jurídica de la Real Federación Española de Fútbol en la que afirma “en España tenemos una Ley del Deporte de hace más de 20 años, caduca, y a mi humilde parecer, escasamente útil. No ha  sido un buen instrumento jurídico, al menos para el fútbol, y los hechos lo demuestran”.

Una vez más me vuelvo a quedar atónito al comprobar, con la que uno entiende falta de rigor, se despacha a la Ley del Deporte y se afronta lo que da en llamar “la deuda de los clubes de fútbol”.

El afirmar que la Ley del Deporte “no ha sido un buen instrumento jurídico, al menos para el fútbol, y los hechos lo demuestran”, denota, precisamente, el olvidar o desconocer la realidad de los hechos que van ocurriendo, como consecuencia de la obligación, establecida en la Ley del Deporte, para que los clubes del fútbol profesional se transformaran en Sociedades Anónimas Deportivas.

Con la anterior estructura de club, se criticaba que los gestores de esos clubes deportivos, no tenían ninguna responsabilidad a la hora de administrar y, por ello, era una demanda el que se articulara una forma por la que se implantara tal responsabilidad de los administradores.

La Ley del Deporte, actual, trae la responsabilidad de los administradores de las sociedades anónimas deportivas y si no que se lo pregunten a los administradores de alguna sociedad anónima deportivas que, por Sentencia del Tribunal Supremo, tienen que afrontar, con su patrimonio el cual tienen embargado, las deudas generadas con algunos futbolistas. Caso Real Oviedo S.A.D..

Y continuando con ejemplos de esa responsabilidad de los administradores de las sociedades anónimas deportivas, que le sigan preguntando a los administradores qué responsabilidad les están exigiendo, estando sus sociedades anónimas deportivas inmersas en concurso y habiendo sido éste declarado como culpable.

Por eso se puede afirmar que la Ley del Deporte, en lo referido al fútbol profesional, está cumpliendo el objetivo fundamental para el que fue aprobado y que se concreta en la responsabilidad de los administradores.

Lo manifestamos en anteriores artículos y lo seguimos manteniendo. La actual Ley del Deporte, en ningún modo, supone una traba para que el deporte español progrese y se acomode a las nuevas exigencias.

Por ejemplo esta Ley del Deporte no impide que los Presidentes de Federación se eternicen en sus mandatos, aún cuando, en su momento, se aprobó un Real Decreto por el que se establecía un período máximo de dos años, siendo derogado con posterioridad por otro que propicia que haya presidentes de Federaciones Deportivas que llevan en las mismas larguísimos períodos de tiempo, cuestión que conlleva criticas, en muchos ámbitos deportivos.

Desde el ámbito federativo del fútbol, se mantiene que las normas que ordenan a F.I.F.A. y a U.E.F.A. son adecuadas para el perfecto funcionamiento de ambas y no se acepta que unas normas estatales puedan modificar las mismas.

¿Se afirma que las normas de F.I.F.AS y U.E.F.A están caducas y son escasamente útiles porque, presuntamente, se arreglan partidos, existen sobornos para decidir sedes del mundial, etc.?    

Es curioso comprobar que, al parecer, la Ley del Deporte no vale porque  los clubes de fútbol  deben a la Hacienda Pública y a la Seguridad Social, dando a entender que la Ley del Deporte propició tal situación.

Y ahí entra en juego, las disquisiciones que sobre la deuda de los clubes de fútbol se hace desde distintos ámbitos.

Uno de esos ámbitos, es el de los políticos a los que, del fútbol profesional, entre otras cuestiones,  no les gusta que los jugadores de la selección nacional de fútbol percibieran una prima importante por ser campeones del mundo ni que los clubes de fútbol “tengan deudas con Hacienda y la Seguridad Social”.

En cuanto a lo de las primas de los jugadores de la selección por ser campeones del mundo, qué fácil es hacer demagogia, creyendo que van a tener eco entre los ciudadanos y, sobre todo, entre los parados.

Los políticos que desde la tribuna del Parlamento, en un alarde de demagogia, lanzaron discursos, pobres de ideas y llenos de tópicos, se olvidaron, a la hora de exigir que no se abonara a los jugadores de la selección la prima por ganar el Campeonato Mundial de Fútbol, que esos jugadores, quedándonos, únicamente, en el aspecto mercantil, generaron muchos millones de euros y los siguen generando, con lo que no parece descabellado el que participen de esos dineros.

Volviendo a la deuda del fútbol, Manuel J. Martín Domínguez, en su artículo “La deuda de los clubes de fútbol”, afirma que “ a pesar de que el pago por los clubes de las cantidades adeudadas al Estado podría suponer un alivio para las arcas de éste, lo cierto es que, hasta el momento, los distintos gobiernos han sido tolerantes con los clubes de fútbol, no mostrando una especial preocupación en reclamar lo que debían”.

Con todos los respetos al Sr. Martín Domínguez, afirmo que el Sr. Martín Domínguez se inspiró en los comentarios propios de la barra de una cafetería en los que el rigor jurídico y, muchas veces, la realidad de las cosas no son moneda común.

Por lo que se ve el Sr. Martín Domínguez ignora que las deudas que lo clubes de fútbol profesional puedan tener con Hacienda y la Seguridad Social, son negociadas para su abono en un tiempo determinado, previa aceptación por Hacienda y Seguridad Social de unas garantías de pago como pueden ser los contratos de televisión, traspasos de jugadores, dinero de las quinielas, avales de entidades bancarias, etc. los cuales quedan trabados y pignorados a favor de Hacienda y Seguridad Social.

Así, por ejemplo, una parte de los contratos de televisión que están trabados por Hacienda o Seguridad Social, en garantía de pago, van directamente, desde el operador de televisión a Hacienda y Seguridad Social sin pasar por el club deudor.

Hacienda y Seguridad Social tratan al fútbol profesional, a la hora de ordenar las deudas que puedan existir, de manera idéntica que al resto de las empresas españolas que puedan tener deudas con la Administración.

La única diferencia es que en el fútbol profesional encuentra garantías suficientes de pago y, en otros sectores económicos, tales garantías no existen o son escasas. Seguro que la Hacienda Pública estaría muy tranquila, si las empresas que son deudoras, pudieran aportar las garantías que el fútbol profesional aporta.

También recoge, en su artículo, el Sr. Martín Domínguez como un diputado interpeló al Gobierno, en el Congreso de los Diputados, sobre las medidas a impulsar para favorecer la transparencia y la contención del gasto en el fútbol profesional.

No puedo negar que el comentario fácil me sale sin querer. Como diría aquel, es de aurora boreal que un político venga a dar lecciones de transparencia y contención del gasto con la que está cayendo en el mundo de la política y en la administración.

Al parecer, algunos políticos desconocen que al fútbol profesional se le aplican las mismas normas de funcionamiento que a cualquier empresa con lo que ello conlleva, en algunos aspectos, de perjudicial para el fútbol.

A modo de ejemplo, se puede señalar que en el balance de una sociedad anónima deportiva, no se valoran los jugadores que vienen de la cantera y por los que no se abonó cantidad alguna por la adquisición de sus derechos federativos.

Así, todos los jugadores que salen de la cantera de un club y juegan, para ese club, en el fútbol profesional.,  aparecen con valor cero en los balances respectivos, lo cual lleva a poder afirmar que tales balances no reflejan la realidad de la sociedad.

¿Puede parecer lógico que Torres , en el Atlético de Madrid, tuviera un valor cero, como activo, porque salió de la cantera?. Y al ejemplo de Torres, se puede añadir el de Silva, exjugador del Valencia, Messi, Casillas, Iniesta, Xavi, etc. etc..

¿Se puede entender como correcto, desde el punto de vista de la imagen del balance de un club o sociedad anónima deportiva, el que estos activos tengan un valor cero?.

Uno entiende que algunos políticos, en los que el rigor no es, precisamente, su principal virtud, se acerquen a las cuestiones del fútbol profesional con frivolidad y desde la barra de una cafetería. El que, desde otros ámbitos, se imite a los políticos, al menos, me causa extrañeza.
13-6-2011

Sabino López es Abogado 

Modificado el ( 15 de junio de 2011 )
 
 

INFORMACIÓN RELACIONADA





Derecho deportivo



Número de visitas desde el 11/11/2006

Enlace a la portada Enlace a la sección de Opinión Enlace a la sección de Casos Enlace al mapa web Enlace a la sección Dossier Enlace a la sección Jurisprudencia Enlace al Boletín Oficial del Estado Enlace al listado de boletines oficiales autonómicos Enlace a la sección Libros Enlace a la sección Nosotros Enlace a la sección Noticias Enlace a la sección Congresos Enlace a la sección Servicios Enlace al listado de links Enlace a la sección Legislación Canaria Enlace a la sección Legislación Enlace al buscador Enlace a la página de Contacto Enlace a la sección Hemeroteca Venta del libro 10 años de iusport